Por: Andrés

Cuando viajamos por Lima con Victoria, en uno de nuestros recorridos desde Barranco hacia el Centro Histórico de la ciudad, casi llegando a la estación Estadio Nacional del Metropolitano (Medio de transporte utilizado en Lima), nos vemos sorprendidos por una turba de gente que corta el tránsito, y avanza por la autopista cantando y alentando a su equipo que jugaba ese día por la Copa Libertadores de América. Las personas que viajamos dentro del autobús nos mirábamos sin comprender lo que pasaba, y a muchos de ellos se les veía un poco de preocupación al ver esa cantidad de personas que nos rodeaban y nos llevaban a paso de hombre. Llegando a Estadio Nacional todo volvió a la normalidad.

Yo le trataba de explicar a Victoria que esas personas eran Hinchas de Alianza de Lima, el club más popular del Perú y donde jugó Alejandro Villanueva, el gran Teófilo Cubillas unos de los mejores jugadores que ha nacido en Sudamérica y Jefferson Farfán actual figura de la selección Peruana. Sus barritas se denominaban Comando SVR y que ese equipo y su hinchada tenían una especial historia de fraternidad con Colo-Colo (el club de mis amores).

Estadio Nacional de Perú, Lima.

En Diciembre de 1987, Alianza de Lima se encontraba primero en el torneo local y fue a disputar un partido contra Deportivo Pucallpa. El partido terminó 0 x 1 a favor de Alianza de Lima. El gol fue obra de Carlos Bustamante, hasta ese momento todo estaba dentro de los márgenes de la normalidad pero esto cambiaría drásticamente unas horas después. El avión en donde viajaban se estrelló en el mar a escasos minutos de llegar al aeropuerto de Lima muriendo 16 futbolistas, 5 miembros del cuerpo técnico, 4 dirigentes, 3 árbitros, 8 barristas y 7 tripulantes. Sólo se salvó el piloto del avión que pudo ser rescatado horas después flotando en el mar. En total 43 muertos y un solo sobreviviente. Esta tragedia enlutó a todo el Perú y al mundo del fútbol que quedaron conmocionados por la noticia.

En esa época el DT de Colo-Colo era Arturo Salah y el presidente Peter Dragicevic (celebre dirigente del club que vivió la gloria y a admiración al ser participe en la obtención de la única Copa Libertadores de América en 1991 y luego ser uno de los grandes responsables de llevar al club a la quiebra en 2001) se conmovieron con lo ocurrido y decidieron prestar 4 jugadores para que Alianza de Lima pudiese terminar el campeonato debido a que habían perdido todo el plantel y no tenían jugadores para terminar el torneo local.

Los jugadores prestados por Colo-Colo fueron: José Letelier (Arquero), Parko Quiroz (Defensa), Francisco Huerta (Volante) y René Pinto (Delantero), todos ellos partieron a Lima a defender los colores de su nuevo club. Este gesto realizado por Colo-Colo caló profundo en todos los simpatizantes de Alianza de Lima creando una amistad entre estos dos clubes que ha perdurado y perdurará en los años venideros.

A pesar de los refuerzos llegados desde el Sur y comandados por Juan Reynoso, el cual se salvó debido a una lesión que le impidió viajar en ese partido, Alianza de Lima no pudo mantener el liderato del torneo y terminó cediendo el título del campeonato a Universitario de Deportes.

Con los años la amistad entre ambos fue bautizada como “Los cuadros íntimos”, y no hay encuentro que jueguen estos equipos en Santiago o Lima que simpatizantes locales se acerquen al estadio a alentar a el Equipo Íntimo y los haga sentir como en casa.

En el año 2011 a Chile lo azoto un terremoto que dejo un centenar de damnificados y en donde Colo-Colo y Alianza de Lima no dudaron en jugar un partido amistoso en el estadio Monumental David Arellano para juntar recursos para todas las personas que fueron golpeados por el terremoto. Nuevamente los equipos íntimos se unían para ayudar a quien más lo necesitaban.

Por eso cuando iba en el autobús del metropolitano nunca sentí miedo, porque sabía que aquellos hinchas iban al estadio a alentar a su equipo que también es mi equipo. Todos los hinchas Colocolinos y Aliancistas estamos unidos por una amistad que se inició en 1987 y se ha ido incrementando con el pasar de los años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *