Hace unos días tuvimos la posibilidad de visitar el MIM: Museo Interactivo Mirador que se encuentra en la ciudad de Santiago.

Si quienes están leyendo piensan que se trata de un museo más, similar a casi todos, vayan haciéndose la idea que no es así para nada. Es más, si tuvieron la posibilidad de visitar el Museu do Amanhã en Rio de Janeiro van a saber enseguida de que les hablo. 

Los museos suelen tener una recepción extraña entre los viajeros. Hay muchos que viajan solo para ver museos, centros culturales, teatros y afines relacionados íntegramente con el arte o las manifestaciones culturales propias de cada lugar. Hay otros que odian visitarlos, creyendo que lo “especial” de cada lugar se encuentra en otro lado. Hay quienes no van, simplemente por que les aburre leer o estar parados larguísimas horas en silencio. Hay personas que van a ver exposiciones artísticas y dicen “No entiendo de que se trata”… Hay muchísimas posturas respecto a los museos, pero, por suerte, la idea de “lugar sagrado” va dejando de existir, va cayendo en pos de lograr espacios más dinámicos, que establecen vínculos con aspectos más cotidianos de su comunidad, más adaptados a los cambios y a su entorno. No sucede en todos lados, claro que no. Ocurre en las ciudades más grandes, donde los recursos (tanto materiales como humanos) son otros y las posibilidades, a veces, suelen ser mejores que en pequeños pueblos.

Yo trabajé ocho años en un museo y también conocí varios que quise conocer, viviendo experiencias increíbles y llevándome grandes decepciones, y hay muchos otros que aún me quedan por conocer. Estudié Arte y siempre encuentro preferencia por los que están relacionados a esta disciplina, pero, últimamente hay muchos de ciencias que se destacan por sobre el resto. Particularmente me gustan mucho aquellos interactivos, donde no tengo que pasar largas horas leyendo. La lectura me gusta en otro plan y con otras comodidades. Visitar un espacio, recorrerlo, vivir experiencias para los sentidos, aprender tocando, jugando, compartiendo. Que sea vivencial. Que apele a los sentidos. Que nos atraviese, que sea una experiencia que nos atraviese. Algo así me pasó en el MIM. Una experiencia de cuatro horas que pareció de 20 minutos…

El MIM -Museo Interactivo Mirador- ubicado en la comuna de La Granja, Santiago.

 

¿QUÉ ES EL MIM?

El Museo Interactivo Mirador es un complejo de 12 hectáreas en la Comuna de La Granja, en Santiago. El edifico principal, está rodeado por un parque inmenso donde se puede disfrutar de una escultura interactiva, un jardín de juegos y un Jardín Musical.

Cuenta con más de 300 módulos interactivos, instalados en 14 salas (además de los que están al aire libre) donde se pueden descubrir distintos fenómenos y principios científicos, a partir de un recorrido libre y de exploración autónoma.

Son alrededor de 15 salas, cada una dividida según su temática, en espacios esencialmente lúdicos y dentro de un ambiente informal. Ofrece a los visitantes la oportunidad de vivenciar una variedad de experiencias, a partir de la diversidad de estímulos disponibles y de los intereses y recursos de los propios visitantes.

Está orientado a todo público pero su interés fundamental está en los grupos escolares, de hecho hay material preparado especialmente para los profesores que realizarán la visita junto a su grupo de alumnos. El día que nosotros fuimos habían varios grupos de chicos, verlos recorrer y divertirse entre ellos e interactuando con los módulos demuestra que el objetivo principal del lugar está cumplido.

Andrés en los juegos de la Sala Arte & Ciencia

 

SU RECORRIDO A TRAVÉS DE LAS SALAS

Las salas que componen todo el espacio son: ARTE Y CIENCIA, ROBÓTICA, TIERRA, NUTRICIÓN Y VIDA, PERCEPCIÓN, ELECTROMAGNETISMO, LUZ, CIUDADELA, SALA MECANISMOS, FLUIDOS, NEUROZONA, PONTE A PRUEBA, ENERGÍA, MINERÍA y la recientemente inaugurada “Túnel Universo”.

El espacio se puede recorrer como se le de la gana al visitante. Lo cierto es que para que los chicos lo hagan en grupos y de forma más ordenada, sus maestros van teniendo un orden secuencial. Pero puede empezarse por cualquiera de los módulos o niveles. Nosotros, y ésta costumbre a leer en secuencia, nos hizo recorrerlo de manera lineal: es decir pasamos de una sala a su contigua y así, hasta llegar al final de la planta baja. Luego subimos y lo hicimos en zigzag: visitábamos un área y luego la de enfrente, y así… hasta el final.

Sala ARTE & CIENCIA

 

La primer sala a la que ingresamos fue a la de ARTE Y CIENCIA. Aquí se experimenta de manera lúdica e interactiva los principios científicos que se esconden tras las artes visuales o la música mediante el uso de la tecnología y la utilización de recursos que incentivan la imaginación. Efectos ópticos, pintura virtual a través de sensores que reconocen el movimiento del cuerpo, generación de ondas de sonido para distintos instrumentos, simulación de movimiento –para que imagen estáticas bailen-a través de la luz. Una especie de instalación muy interesante al centro de la sala, donde el visitante puede recostarse sobre una sillas que dejan el cuerpo suspendido en forma horizontal y unas esferas van agrandando y achicándose a medida que se acercan/alejan y también cambian de color.

Taller de imprenta para los más pequeñitos.

 

El área de ROBÓTICA estaba cerrada y pasamos al siguiente espacio: CIUDADELA. Éste pensado para los más pequeños. Sugerido para menores de ocho años, está dividido en los sectores Óptica, Micro Explorador, Música, Imprenta y Explora MIM Mundo. A mi particularmente el que más me gusto fue el de la Imprenta. Me quede un buen rato viendo como las chicas encargadas del área interactuaban con los más chiquitos en la elaboración de sus trabajos. Elegían las tipografías, entintaban sus matrices, las pasaban por la prensa y el trabajo finalizado se colgaba de cuerdas para que, una vez seco, puedan llevárselo.

 

En la sala de Fluidos, la preparación de burbujas gigantes.

 

Luego nos tocó la Sala MECANISMOS. En sus módulos se puede descubrir algunas de las aplicaciones de la mecánica, como por ejemplo, el equilibro, la estabilidad o el concepto de centro de masa. Contiguo a ésta sala se encuentra el espacio de FLUIDOS, donde a través de una serie de juegos e interacción nos demuestra de que forma se comportan: diferencias de presión, velocidad del viento, disminución de la tensión superficial y su relación con la formación de burbujas y pompas. Y ya que mencionamos las burbujas: un espacio dedicado a ellas, ¡está parte si que está muy divertida!

En el sector de “preparación de fluidos” se experimenta creando las burbujas gigantes y envolventes.

Los chicos disfrutando de la Sala Tierra.

 

Cruzando el espacio de los fluidos nos encontramos con la sala de la TIERRA. Especialmente dedicada a como afecta la dinámica de las placas tectónicas a la evolución de la tierra. Aquí es posible conocer el centro de la Tierra desde una dimensión sensorial, vivir un sismo de magnitud 8.0 en la escala de Richter en un simulador de terremotos y conocer cómo era Chile hace millones de años.

Actividades en la sala de Nutrición & Vida.

 

NUTRICIÓN Y VIDA es la siguiente sala. Nos habla sobre la alimentación y el desarrollo del ser humano. Los nutrientes y la energía, las proteínas, los hidratos de carbono, las grasas y las calorías. Y en especial, la actividad física, a través de experiencias relacionadas con la salud, como por ejemplo: un túnel donde los chicos –y no tan chicos- hacen enormes colas para patear una pelota y ver con que velocidad llegabas a golpearla. Algo así como una cancha dentro un museo ¡extraordinario!

La recientemente inaugurada Zona de Neurociencias

 

Arriba, nos encontramos con el espacio de NEUROZONA.  Inaugurado de manera reciente, ésta sala busca responder una de las preguntas más elementales sobre los seres vivos: ¿Cómo aprendemos?. Se experimenta

mediante módulos interactivos desde los aspectos más elementales del sistema nervioso, hasta fenómenos complejos como el uso de lenguaje y la comunicación.

Frente a Neurozona, está PERCEPCIÓN. Una sala para preguntarse acerca del mundo que percibimos a través de nuestros sentidos: ver si las imágenes están en movimiento o no, si los cubos están hacia adentro o hacia fuera, si un rostro me está siguiendo con la mirada. Al lado, la sala de PONTE A PRUEBA. Acá, las habilidades motoras son puestas a prueba a través del juego, la repetición, el ensayo y error para ver que por medio de la repetición y el entrenamiento se pueden transformar las habilidades innatas en destrezas.

La sala de Luz es muy “sala de selfies”

 

El espacio de la LUZ se puede encontrar lleno de gente sacándose “selfies”, dentro de un cubo donde las luces van modificándose, cambiando de color, temperatura, intensidad. Se experimenta con las propiedades de la luz.

En la parte superior también nos encontramos con MINERÍA. En este lugar esencialmente se interactúa con el cobre, el principal recurso natural de Chile. Nos muestra, a través de distintos objetos e instrumentos tecnológicos donde está el cobre y todo su proceso, desde como se detecta, como se extrae y como se transforma para ser utilizado en la electrónica, las telecomunicaciones o la distribución de energía.

Espacios de Electromagnetismo & Energía

 

Frente a esos y en el ultimo trayecto de la parte de arriba, están ELECTROMAGNETISMO y ENERGÍA. En la primera, se puede experimentar con corrientes eléctricas, polarización, campos magnéticos y la generación de electricidad con el movimiento de imanes. En el siguiente, nos muestra como se genera energía eléctrica a través de juegos e interacciones.

 

 

MENCIÓN APARTE: EL TÚNEL UNIVERSO

Se trata de un nuevo edificio, dentro del predio, que fue inaugurado días pasados con la presencia de la Presidenta Michelle Bachelet.

Esta nueva sala contiene una exhibición interactiva sobre astronomía, -la mayor muestra interactiva de esta temática en Latinoamérica- que se suma al espacio permanente del MIM. Se busca motivar a los chicos y todos sus visitantes para que puedan preguntarse sobre esta área de la ciencia, cada vez más importante para Chile.

La experiencia de estar dentro de un túnel, con una luz tenue y una música que simula estar en el espacio, se refuerza con la estructura de los planetas colgando, las imágenes de lunas y estrellas en movimiento y cielos que se proyectan estrellados.

El mágico “Túnel Universo”

 

Son dos pisos: el primero abarca el Sistema Solar, las estrellas, las galaxias, y el Universo temprano. El segundo esta dedicado a la observación del cielo, destacando las ventajas de Chile como lugar privilegiado para la exploración.

Atravesar éste nuevo espacio, es toda una experiencia sensorial y de gran aprendizaje.

 

 

EXTRA

El MIM, como mencionaba antes, está ubicado dentro de un gran predio en el que se destaca su parque arbolado, espacio en el que muchos chicos, al salir de su visita, paran a descansar o aprovechar de sus atractivos. Hay una escultura interactiva que se llama Los Penetrables, un jardín de juegos y el Jardín Musical. También hay un restaurante y una cafetería.

El edificio principal dentro del predio del MIM

Dentro del Museo, al lado del ingreso, hay una tienda que contiene una amplia variedad de objetos: tazas, remeras, gorras, libretas, pelotas, pines, lapiceras; todo lo que podemos llevarnos como recuerdo de la visita. También hay una cafetería en el piso superior.

Además de sus módulos interactivos, el MIM cuenta con una serie de actividades a las que se puede acceder inscribiéndose en la mesa de entrada o informes que está al ingreso. Algunas de las actividades complementarias tienen cupos limitados: el taller de robótica, taller de imprenta o el de construcción. Cuenta el Museo con una espacio de CINE 3D.

Otra información a tener en cuenta es que, si van en auto, como nosotros que llevamos a la Cósmica, hay estacionamiento gratuito, como también espacio para dejar las bicicletas.

Con Andrés y nuestras invitaciones especiales y la Cósmica en el ingreso del Museo.

 

*

No queremos dejar de mencionar a Max del Solar y darle un agradecimiento muy especial, por permitirnos ingresar al mundo MIM.

Finalmente, creo que viajar también sirve para ver cosas como éstas, cosas que se pueden repetir en otros lugares, y que de otra manera, no conoceríamos por que no vale verlo por una pantalla; para experiencias así hay que poner el cuerpo y la mente y permitir que nos atraviesen… para contarlo.

 

MIM – Museo Interactivo Mirador

Avenida Punta Arenas 6711, La Granja, Santiago

HORARIO

Martes a Domingo, de 9:30 a 18:30 horas

TARIFAS

Niño (de 2 a 12 años): $ 2.700

Adulto (sobre 12 años): $ 3.900

Adulto mayor (sobre 60 años): $ 2.700

Estudiante con pase escolar: $ 2.700

MÁS INFO

mim.cl

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *