En diciembre de 2015 nuestro deseo de transformar la forma en la que vivíamos, empezó a ver la luz. Fue ahí cuando llegó Cósmica, nuestra querida Volkswagen kombi modelo 87, a casa. Llegó es una forma de decir, ya que la perseguimos durante meses.

La pobre estaba impresentable: además de estar muy muy sucia y descuidada, apenas hacia un poco de fuerza como para arrancar. Solemos contar siempre la misma anécdota cuando nos preguntan como estaba cuando la compramos. Estaba pésima la pobre. A penas cerramos el trato con el dueño anterior y nos subimos para llevarla a casa, había que bombear el freno en cada esquina por que, o no llegaba la kombi, o peor: no llegábamos nosotros.

La chapa del piso y los zócalos estaban podridos. Adentro había kilos de mugre que sacamos en tandas para ver como se encontraba finalmente el interior. Los asientos: rotos. El piso delantero con un agujero bien grande tapado con una bolsa de consorcio. Las luces, no andaban, al igual que todo el sistema eléctrico. Puertas rotas o casi rotas, sin parabrisas y lo que en algún momento se pensó en arreglar, fue reemplazado por una parte de un auto que no correspondía a la kombi. Fue todo un tema, que con mucha paciencia y tiempo pudimos ir modificando.

Luego de un año y medio de trabajo, decretamos que el viaje tenía fecha de partida y la kombi, estuviera o no lista, saldría a la ruta por primera vez en ésta gestión. No podría decirse que fue “color de rosas” ese trayecto en que la fuimos transformando, ni nada que se le parezca. Depender de otros –básicamente por que ninguno de los dos teníamos idea ni tiempo para hacerlo nosotros- y más en el rubro de los automóviles, es muy complicado. El famoso “te lo hago en dos días” se convertía en semanas o meses. El único que se porto de la mejor forma con nosotros fue nuestro mecánico, Roberto Galván. No solo que trabajo de manera muy profesional, sino que no “nos mato” con lo que nos cobró. Él, antes de partir nos dijo, bien clarito, que para que el motor de la kombi no tenga problemas teníamos que andar tranquilos, no superar los 80 km/h y cada una hora, parar y que descanse. Pararla y que se enfríe. Cuidarla los días de muchos calor. Tratamos de cumplirlo a raja tabla.

Roberto Galván, nuestro mecánico.

 

Así, se fueron acercando las ultimas semanas, y también la fecha de partida. Tuvimos que dejar nuestro departamento, con la ardua tarea de embalar todo para venta o regalo ya que en la kombi, solo entra lo INDISPENSABLE. Ese fue un extraordinario ejercicio: darnos cuenta como acumulamos objetos inservibles que llenan nuestros espacios pensando en que “tal algún día…”. Nada, cuando ese día llegue y pensemos en eso que creemos necesitar, nos vamos a dar cuenta que lo podremos suplir fácilmente.

Así también nos ocurrió con los trabajos formales. Cumplir horarios, rutinas, trabajar para otros y encima mal pagos, llego hasta ahí. Tenemos todas las herramientas para poder desarrollar nuestro propio trabajo de manera freelance, lo que nos permite trabajar y movernos, trabajar y viajar. Nos cerraron todos los números. Ya teníamos la fecha de partida, el día en que debíamos dejar nuestro departamento y nuestros trabajos.

El viernes 15 de septiembre de 2017, cerca de las 9 de la mañana, partimos de la casa de la mamá de Victoria. ¡Comenzó la aventura!

La noche anterior a salir a la ruta con Luciana y su peque Vicente y nuestro sobrino Agustín.

 

PRIMERA ETAPA DEL VIAJE

Salida: 15/09/2017

Fin (primera etapa): 26/11/2017

72 días de viaje

Países: 2

Ciudades: 32

Saladillo – La Plata – Villa Ramallo – Rosario – Victoria – Villa María – Embalse -Santa Rosa de Calamuchita – Villa General Belgrano – Villa Ciudad Parque – Los Reartes – Villa La Serranita – Alta Gracia – Villa Las Jarillas – Villa Carlos Paz – Icho Cruz – Parque Nacional Quebrada del Condorito – Nono – Mina Clavero -Villa Las Rosas – San Javier – Merlo – Villa Larca – San Luis – Guaymallén – Maipú -Mendoza Ciudad – Luján de Cuyo – Potrerillos – Uspallata – Los Andes – Santiago.

 

KILOMETRAJE

Total de kilómetros recorridos: 3.720 km.

Litros de Combustible: 392 litros

Gasto total de combustible: $8.036 ($20,5 el litro – promedio en Argentina).

 

PEAJES

Número de peajes pagados: 13

Valor total de peajes: $533

1-Saladillo-La Plata / R.N Nª 205

2-Autopista Buenos Aires-Rosario (entrada)

3-Ingreso Autopista Rosario

4-Ingreso Rosario

5-Puente Rosario-Victoria

6-Salida Villa María, Córdoba.

7-Llegando a Embalse, Córdoba.

8-Autopista San Luis, RN Nª 148, Altura La Toma.

9-Autopista San Luis, ingreso a la Ciudad de San Luis.

10-Ingreso a la Provincia de Mendoza por Autopista. Desaguadero.

11-En puesto de SENASA, Provincia de Mendoza.

12-Uspallata, antes del cruce a Chile. RN Nª7

13-Ingreso a Santiago, R.N. Nª 57.

 

ALOJAMIENTO

De los 72 días de viaje, pagamos 4 noches de alojamiento, por $505 pesos en total para los dos (dos días en Villa María por el Encuentro de Kombis; un día en San Marcos Sierras que fuimos sin kombi y una noche de Camping en Uspallata).

Casa de amigos: 38 días (53%)

Camping: 13 días (18%)

Couchsurfing: 10 días (14%)

Estaciones de Servicio: 7 Días (10%)

Aire libre (plazas, costaneras, etc): 4 días (5%)

VENTA / INGRESOS

Venta de Encuadernación: $10.470.

 
 
 
Hoy, nos encontramos en Santiago. Vinimos a pasar las fiestas con la familia de Andrés y estamos viendo algunas cositas de la kombi: repuestos, arreglos, limpieza. En unas semanas emprendemos viaje nuevamente hacia el sur. Queremos llegar a la Isla de Chiloé y luego… ¡veremos que nos depara el viaje!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

2 Replies to “EL VIAJE DE CÓSMICA / Parte #1”

  1. Hola, me alegra mucho saber de Uds, y de su viaje!! Gracias por compartir!!
    Queria saber porque eligieron una kombi? Se consiguen repuestos? Son más económicas? O la eligieron por la estética? Por la cantidad de gente que las usan? Les puedo preguntar de costos? Me interesa todo lo que puedan compartir!!! Muy buen viaje y un fuerte abrazo!!!

    1. Hola Marcelo!!! Gracias por tu interés! Te contamos de la kombi: económicas en tema combustible NO SON PARA NADA!!! jeje, gastan aproximadamente 9km x litro, dependiendo las condiciones climáticas y del terreno (en subida, te la debo!). A favor tiene que los repuestos de Volkswagen se consiguen en todos lados y la mecánica es relativamente fácil, nuestro mecánico nos dijo que si le metiamos un poco de maña, la podríamos arreglar nosotros. Además, hay muchísimos grupos de Kombinautas que te pasan mucha información de mecánicos, respuestas, alojamiento, etc. Nosotros la elegimos por eso y por la historia, siempre nos gustó y para llevar la casita adentro son ideal. Ah! otro punto: cuando la gente te ve, se acerca enseguida a preguntarte. Tienen algo que atrae a todos! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *