Por: Andrés

Cuando recorría la hermosa ciudad de La Paz, ubicada a más de 3.500 metros sobre el nivel del mar pensaba en lo difícil que es jugar al fútbol en ese lugar y lo complicado que se le hacía a los equipos y selecciones que debían enfrentarse con la selección Boliviana y los equipos de ese país. Lo curioso es que la Selección Boliviana sólo ha participado en 3 Copas del Mundo en: 1930, 1950 y 1994, a las dos primeras fue invitado y el mundial de 1994 realizado en Estados Unidos clasificó tras una tremenda eliminatoria comandados por un extraordinario número 10 Marco Antonio Etecheverry, “El Diablo”, el cual logro encabezar la generación dorada del país altiplánico consagrando una inédita clasificación al mundial. En esa edición de las eliminatorias Bolivia ganó todos sus partidos de local venciendo a: Brasil, Uruguay, Ecuador y Venezuela.

Estadio Hernando Siles, La Paz, Bolivia

Marco Antonio Etcheverry nació en Santa Cruz de la Sierra y tras empezar su carrera en Destroyers equipo de su ciudad natal, paso al Bolivar de la Paz tras excelentes actuaciones donde en 41 partidos marcó 21 goles pasó al Albacete de España  en donde no pudo revalidar toda su capacidad y volvió a Sudamérica. En 1993 llega a Colo-Colo en donde su paso se puede dividir en dos partes una de las cuales marcada por una terrible lesión.

El diablo se apoderó la camiseta número 10 en un proyecto que buscaba llevar a Colo-Colo a ganar su segunda copa Libertadores de América y a recuperar el título nacional perdido el año anterior a manos de Cobreloa. Su tremenda calidad y el gran temperamento con el que jugaba lo llevo a ganarse el cariño de una hinchada muy exigente y exitista, que vivía uno de sus periodos más exitosos. Paralelamente “El Diablo”, encaminaba  a su selección a la clasificación al mundial de 1994.

En Septiembre de 1993 Bolivia logra la clasificación al mundial con un empate 1 x 1 frente a Ecuador en Guayaquil. Así logró su máximo hito futbolístico .

En el torneo local Colo-Colo marchaba primero y se enfrentaba a su clásico rival, Universidad de Chile, un partido que definiría quien se consagraría con el campeonato de ese año. Todo marchaba bien para los Colocolinos que tras una jugada preparada entre Etecheverry, Contreras y Margas, éste último marcaba el 1 x 0 a favor de Colo-Colo. Minutos después Colo-Colo aumentaba el marcador dejando sentenciado el partido. Pero llegaría un fatídico incidente que marcaría la carrera de éste extraordinario jugador.  En un ataque de Universidad de Chile el jugador Mariano Puyol (Universidad de Chile), es empujado por Patricio Yañez (Colo-Colo) cayendo él primero sobre la rodilla de Marco Antonio Etcheverry causándole la rotura de los ligamentos cruzados y dejándolo con muy pocas opciones de poder jugar el mundial con el que había conseguido la clasificación hace unos pocos meses. El campeonato terminó en manos de Colo-Colo pero la alegría no fue entera debido a la grave lesión sufrida por Marco Antonio Etcheverry.

Tras una larga recuperación “El Diablo”, no llega en óptimas condiciones a jugar el mundial de Estados Unidos 1994, en donde Bolivia era sindicada como la cenicienta de ese torneo. El partido inaugural del mundial fue entre Alemania (campeón vigente) y Bolivia. Etcheverry empieza como suplente debido a que no estaba en un 100% para jugar. Bolivia aguanto el empate hasta mediados del segundo tiempo donde Alemania inauguro el marcador. Era el momento de Etcheverry de ingresar y revertir el marcador. Después de 10 minutos en cancha se ve enfrascado en una discusión con el capitán alemán Lothar Matthaeus tras lo cual es expulsado terminando el mundial para él. Desde ese mundial Bolivia no ha podido clasificar nuevamente, principalmente a que no ha podido repetir su excelente campaña de local en la altura de La Paz, donde no dejó escapar ningún punto, pero principalmente porque no ha podido juntar un equipo con esa calidad de jugadores.

Etecheverry continuó su carrera en la liga de Estados Unidos en donde pudo desarrollar su carrera como futbolista y que años antes en el mundial no pudo concretar.

Para los Colocolinos siempre nos quedará el recuerdo de su gran talento y temperamento, además de ese fatídico partido en donde se lesionó gravemente y que si no hubiese sucedido su carrera habría tenido otro vuelo.

Banca estadio Hernando Siles, La Paz Bolivia.

 

2 Replies to “El Diablo Altiplánico”

    1. Alfonso, muchas gracias por leer el post. Además de ser extraordinario tenía una garra increíble es un fiel reflejo de los jugadores que deben vestir la camiseta de Colo-Colo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *